Avisar de contenido inadecuado

Participación ciudadana y/o gestión pública en Guacara/ Por: Engelbert Rivero Montenegro (20 - 2 - 2017)

{
}

                             Participación ciudadana

                       y/o gestión pública en Guacara

Por: Engelbert Rivero Montenegro

 TAGS:undefined

Al comienzo de este artículo quisiera aclarar que el mismo es absolutamente personal en el sentido que en nada compromete el sentir, la opinión, ni el punto de vista de mis vecinos.

El pasado 12 de enero de 2017, un grupo de ciudadanos afectados por el hampa en el
cuadrante azul de la primera etapa de Ciudad Alianza asistimos a una sesión extraordinaria en la Camara Municipal de Guacara, debo manifestar que mi asistencia fue en modo vecino dejando a un lado mi posición política vinculada a la alternativa democrática, y a mi partido AD, en razón que en las 4 oportunidades que he sido secuestrado; tres en mi casa junto a mi familia y una en la de una vecina, los delincuentes; jamás me han preguntado mi afiliación política , sin embargo, dado que la razón de ser de esta columna es la de ejercer un rol propositivo en términos de políticas públicas, me permitiré poner de manifiesto mi punto de vista.

Al entrar a la cámara de mayoría oficialista llamó poderosamente mi atención ver a la derecha del recinto un cuadro con la figura de Ezequiel Zamora, no me detendré en aclarar quien fue ese sujeto cuyo accionar es de todos conocidos, la otra cosa que me sorprendió fue ver un retrato con la figura del fallecido presidente Hugo Chávez y por ningún lado había ni una estampita del actual Presidente Nicolás Maduro (Chavistas pero no Maduristas?), pese a ese escenario, que dista mucho de la sobriedad de un cuerpo legislativo, admito que fue un ejercicio de interacción democrática entre los concejales que hacen vida en la cámara municipal quienes nos escucharon con atención y respeto como es su deber, y los vecinos a los que nos unió el reclamo como afectados ante una problemática común.

En mi intervención expresé que el flagelo de la inseguridad es un asunto multifactorial y en el caso de la municipalidad no toda la responsabilidad recaía en la policía ya que la falta de alumbrado, las calles llenas de huecos y la maleza abundante en espacios públicos atentan contra la seguridad pero no son competencia de ese organismo de seguridad, también hice hincapié en la necesidad de que quienes aquí hacemos vida conozcamos el presupuesto asignado a esa instancia para ejercer sobre el mismo una Contraloría Social que nos permita evaluar y conciliar la efectividad de las políticas en materia de seguridad ciudadana contra los recursos asignados.

Luego intervinieron los ediles, todos en sintonía con el problema no sólo en esta parroquia
sino en todo el municipio. Al concluir surgió la idea de otra reunión el día 18 de Enero a la cual también asistí pero motivos laborales no me permitieron quedarme hasta el final, sin embargo logre oír a los jefes policiales que dentro de sus limitaciones operativas hacen lo que pueden por ser una policía de carácter local. Hubo compromisos de llevar a las direcciones del ejecutivo, es decir de la Alcaldía, las quejas del alumbrado, poda de arboles, canalizar lo relativo al asfaltado de la zona, y limpieza del parque ubicado detrás de la iglesia pero hoy cumplido un mes de esas reuniones no se han visto acciones que honren la palabra empeñada.

A mi juicio la participación ciudadana en este caso dejó de ser una expresión de markenting político y se hizo tangible ya que los afectados asistimos a ese cuerpo legislativo, expresamos  nuestras inquietudes antes las autoridades, solicitamos información, realizamos propuestas y aún así todo se ha quedado en el aire por parte de los entes vinculados a la resolución de los problemas.

Sería interesante analizar cuál es el límite de la participación ciudadana y la gestión pública toda vez que quienes no ejercemos gobierno, no recibimos situado constitucional, no cobramos impuestos, ni tasas, nos organizamos, nos autogestionamos y colocamos un portón, colocamos un reflector, ya se dio inicio al diseño de una jornada de compra de bloques para tapar un espacio vulnerable pero no deberíamos asumir responsabilidades recurrentes como por ejemplo de mantenimiento de espacios públicos y otras funciones que son, por mandato legal, de absoluto ejercicio gubernamental.

En las ciudades donde el capital social es prioridad cada quien cumple su rol, hay interacción entre los gobiernos, sus ciudadanos e incluso la empresa privada lo que conlleva a generar gobernabilidad y gobernanza. Este Municipio podría ser la bandera en la ejecución de políticas públicas modernas, que tomen en cuenta a la gente como el blanco de las acciones gubernamentales. Lamentablemte aún la línea de tiempo entre lo que se dice y lo q se hace es muy amplia y el reclamo para acortarla debe ser nuestro derecho.

Por otro lado no permitamos que la participación y la autogestión que aunque son muy positivas soslaye nuestro derecho a exigir y reclamar más y mejores servicios a los entes
gubernamentales obligados a proporcionarla.

Veo con optimismo la proactividad ciudadana en Guacara y con pesimismo la pasividad oficial, pero el futuro es prometedor porque este contexto nos indica que seremos mas inteligentes al momento de elegir nuestros representantes, este pueblo luchador y trabajador solo le falta un gobierno a la altura de sus expectativas, anhelos y sueños. Manos a la obra Guacara.


@engelbertrivero
efrm@hotmail.com

{
}
{
}

Deja tu comentario Participación ciudadana y/o gestión pública en Guacara/ Por: Engelbert Rivero Montenegro (20 - 2 - 2017)

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre

Los comentarios de este blog están moderados. Es posible que éstos no se publiquen hasta que hayan sido aprobados por el autor del blog.