Avisar de contenido inadecuado

Ella dice...Él dice... ¿De millonarios a presidentes?/ Por: Sandy Aveledo - Luis Eduardo Gallo (29 - 3 - 2017)

{
}

Ella dice...Él dice...

                       ¿De millonarios a presidentes?

Por: Sandy Aveledo  - Luis Eduardo Gallo

 TAGS:undefined

El desencanto con los políticos profesionales y la política tradicional pareciera estar abriendo las puertas a millonarios hombres de negocios que han decidido incursionar en el mundo político. Estos empresarios se presentan a veces como adalides de la antipolítica y en muchos casos no tienen mayor experiencia en la administración pública, cosa que en lugar de ser vista como una desventaja es usada como bandera. Estos millonarios, aunque asumen siempre posturas de derecha, se venden como hombres pragmáticos e innovadores cuestionando al mismo tiempo a los dirigentes de los viejos partidos a quienes acusan de estar lastrados por los dogmas y de haberse corrompido en el ejercicio del poder.

En el año 2010, Sebastián Piñera, uno de los hombres más ricos de Chile, fue elegido presidente de su país. Piñera será nuevamente candidato en las elecciones de Diciembre de 2.017. En Octubre del año pasado, contra todos los pronósticos, el magnate Donald Trump, fue electo presidente de los Estados Unidos. Trump centró su campaña en un permanente ataque al gobierno de Obama y al establishment político, cuestionando incluso a varios jerarcas del Partido Republicano, que tuvo que postularlo luego de que derrotara en las primaras a políticos experimentados como Jeb Bush, Marco Rubio y Ted Cruz. En el 2015, un acaudalado argentino, Mauricio Macri, ganó las elecciones presidenciales en su país. Otro rico empresario, Horacio Cartes, asumió la presidencia de Paraguay el año 2013 y en la segunda vuelta de las elecciones en Ecuador, otro millonario hombre de negocios, Guillermo Lasso, enfrentará con buenas posibilidades de éxito al candidato de la Revolución Ciudadana de Rafael Correa, Lenín Moreno. En México no falta quien diga que el presidente de la nación azteca debería ser Carlos Slim Helú, quien con una fortuna estimada en 50 mil millones de dólares es uno de los hombres más ricos del mundo, y en Venezuela, algunos analistas y otros tantos dirigentes están asomando la candidatura presidencial de Lorenzo Mendoza, uno de los 3 hombres más ricos del país. ¿Están los grandes empresarios privados invadiendo con estas aspiraciones la esfera de lo público? Y lo que es más importante, sobre todo en países como Venezuela; ¿Pueden estos millonarios ser unos buenos presidentes?

ELLA DICE...

La inteligencia va relacionada con la forma como se manejan las emociones, pero incide también en el éxito y la riqueza. Quién ha logrado una fortuna de forma honesta es un verdadero triunfador. Pero también hay personas que llegan a la presidencia de un país y salen ricos por actos de corrupción, desilusionando así a sus electores que terminan por retirarles su apoyo para fijar su atención en los exitosos hombres de negocios que aprovechando su fama dan el salto a la política para alcanzar el poder.

En un mundo cansado de promesas incumplidas pueden aparecer estos acaudalados hombres de negocios como una solución. No necesitan robar, porque son ricos y no necesitan venderse como empresarios porque ya lo son. Pero, cabe preguntarse: ¿Habrá una diferencia entre manejar una empresa y sacar adelante una Nación? ¿O será que el poder va de la mano con el dinero y viceversa?

No me atrevería a generalizar, pero para ser Presidente hay que estar preparado, tener una gran sensibilidad humana, saber manejarse en situaciones de crisis, ser tolerante a las críticas y no caer en hechos de corrupción. Para mucha gente, muy pocos políticos cumplen esos requisitos

Algunas personas critican a Lorenzo Mendoza, que jamás ha dicho que le interesa la política, porque es un empresario exitoso. Otros de sus detractores, temerosos quizá que se interese en la política, lo que reflejan es miedo y envidia, pues Mendoza ha triplicado la fortuna familiar y en vez de vivir en el extranjero está apostando a Venezuela.
Cada país tiene una realidad distinta, e independientemente de que los millonarios que han llegado al poder en algunos de ellos lo estén haciendo mal o bien, ojalá que en Venezuela le toque manejar el timón a un hombre o una mujer que por encima de todo ame a esta tierra de gracia y aspire a la presidencia no para enriquecer a su familia y sus amigos, como lo han hecho muchos de nuestros presidentes, sino para hacer las cosas bien. @sandyaveledo

ÉL DICE...

En América Latina no hemos tenido buenas experiencias con los acaudalados hombres de negocios que han llegado a la presidencia de sus países. Elías Antonio Sacca, un próspero empresario electo presidente de El Salvador en el 2004, está actualmente detenido y enjuiciado por peculado, malversación de fondos y lavado de dinero. Roberto Micheletti, gobernante de facto de Honduras tras el derrocamiento de Manuel Zelaya en Junio de 2009, ha sido acusado de enriquecimiento ilícito durante su mandato. Ricardo Martinelli, un rico empresario y presidente de Panamá del 2009 al 2014, se encuentra prófugo de la justicia panameña, que lo acusa de numerosos hechos de corrupción. Y los actuales presidentes de Argentina y Paraguay; Mauricio Macri y Horacio Cartes, ambos millonarios hombres de negocios, están siendo investigados por oscuros manejos financieros, evasión de impuestos y, en el caso del mandatario paraguayo, posibles vínculos con el narcotráfico.

Caso aparte es el de Donald Trump, en Estados Unidos, por razones de espacio escribiremos de este en otra ocasión. En Venezuela últimamente se habla de la candidatura del presidente de Empresas Polar, Lorenzo Mendoza, hecho que refleja el descontento de muchos venezolanos con los políticos profesionales. Pero más que la posibilidad de que un hombre tan adinerado y sin experiencia política como Lorenzo Mendoza sea electo presidente de Venezuela -a fin de cuentas podría hacerlo bien-, lo preocupante en nuestro país es la cantidad de dirigentes políticos, con chance de ser electos gobernadores y alcaldes, que han hecho fortuna gracias a la corrupción o que parecieran estar al servicio de empresarios que se han enriquecido a través de negocios turbios, el lavado de dinero y diversos delitos financieros. Como ha ocurrido en otros países latinoamericanos, esos políticos son los que han propiciado la elección de presidentes millonarios que en lugar de hacer un buen gobierno se han servido de este para acrecentar sus fortunas y expandir su poder. @luisgallog

 

{
}
{
}

Deja tu comentario Ella dice...Él dice... ¿De millonarios a presidentes?/ Por: Sandy Aveledo - Luis Eduardo Gallo (29 - 3 - 2017)

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre

Los comentarios de este blog están moderados. Es posible que éstos no se publiquen hasta que hayan sido aprobados por el autor del blog.