Avisar de contenido inadecuado

Ella dice...Él dice.../ La guerra de los mercados/ Por: Sandy Aveledo - Luis Eduardo Gallo (21 - 3 - 2017)

{
}

Ella dice...Él dice...

                         ''La guerra de los mercados''

Por: Sandy Aveledo - Luis Eduardo Gallo

 TAGS:undefined

El año pasado aparecieron en varios municipios del estado Carabobo los Mercados de Alejandro, capitaneados por partidarios del Alcalde de Naguanagua, Alejandro Feo La Cruz, militante de Voluntad Popular y aspirante a la Gobernación del Estado Carabobo.

Estos mercados en los que se ofrecen hortalizas, legumbres, frutas, verduras, pollos, carne y charcutería, a precios solidarios, han estado funcionando por varios meses, pero hace unas semanas las autoridades de los Municipios de San Diego y de Valencia, prohibieron su instalación alegando que los promotores de los Mercados de Alejandro carecen de los permisos sanitarios y de los requisitos establecidos en las Ordenanzas que regulan el comercio informal y el expendio de víveres. Para los voceros de Voluntad Popular, y algunos grupos de vecinos, la prohibición es una injusticia que estarían cometiendo las Alcaldías de Valencia y de San Diego que “en lugar de permitir que los vecinos de la ciudad tengan la posibilidad de comprar alimentos a mitad de precio, se dedican a entorpecer esta labor.”

Por otra parte, los funcionarios de las alcaldías de San Diego y Valencia alegan que no se puede permitir el incumplimiento de las ordenanzas que regulan el comercio informal cuando se ha hecho un gran esfuerzo para acabar con la anarquía reinante en esa materia. Algunos analistas políticos aseguran que las medidas contra los Mercados de Alejandro habrían sido tomadas por los alcaldes Rosa Bradonisio y Miguel Cocchiola para frenar la candidatura de Feo La Cruz, mientras que otros acusan al burgomaestre de Naguanagua de populismo y de recurrir, para apuntalar sus aspiraciones, a tácticas parecidas a las utilizadas por el gobierno de Nicolás Maduro con los Comités Locales de Abastecimiento y Producción. (CLAPS.)

ELLA DICE...

Entre el hambre, la inflación, la inseguridad y los problemas de salud, la vida se ha hecho difícil para mucha gente. De acuerdo a algunos dirigentes políticos más de 600.000 carabobeños se encuentran agobiados por la desigualdad y la exclusión. Ante esta situación, han proliferado desde hace algún tiempo los mercados a cielo abierto como una alternativa para que los vecinos compren sus verduras, frutas, huevos, carne, pescado y pollos a precios solidarios. Pero como todo en Venezuela, el asunto de los mercados también se ha “politizado” y se ha presentado un conflicto entre los promotores de los denominados “Mercados de Alejandro,” y la Alcaldía de Valencia, que después de algunos meses ha prohibido los Mercados de Alejandro en su jurisdicción alegando que carecen de la permisología necesaria para su instalación.

Partidarios del alcalde de Naguanagua Alejandro Feo La Cruz y del alcalde de Valencia, Miguel Cocchiola, a raíz de esta guerra de los mercados, han comenzado a descalificarse, alegando los primeros que la prohibición de los Mercados de Alejandro son acciones de carácter político que dejan indefensos a los vecinos ante la escasez de alimentos y la inflación. Los partidarios de Cocchiola por su parte alegan que no se pueden instalar mercados que incumplan lo establecido en las ordenanzas municipales.

Lo cierto es que son los vecinos los afectados, por lo que pienso que los alcaldes de la Gran Valencia deberían reunirse para buscar soluciones al problema de los mercados que, dejando de lado el tinte político, beneficien a sus comunidades. En esta época difícil deben prevalecer la tolerancia y la solidaridad y es necesario que nuestros líderes actúen de forma madura e institucional. @sandyaveledo

ÉL DICE...

Si bien la Constitución de 1999 no otorga a los Municipios atribuciones específicas en materia de mercados, en Venezuela esa ha sido tradicionalmente una de las actividades desarrolladas por las Alcaldías desde tiempos de la Colonia, cuando los mercados se instalaban en la Plaza Mayor de las ciudades bajo la vigilancia y la administración de los Ayuntamientos.

La Ley Orgánica de Régimen Municipal de 1989 (reformada en 2012) refleja la tradición al establecer como competencia propias del Municipio; Abastos, mataderos y mercados y en general la creación de servicios que faciliten el mercadeo y abastecimiento de productos de primera necesidad.

En Venezuela, para combatir la hiperinflación y el desabastecimiento de ciertos alimentos, auspiciados por las Alcaldías y por entes particulares, algunos de ellos actores políticos, paradójicamente han proliferado los mercados populares o a cielo abierto, donde según sus organizadores se consiguen productos de primera necesidad y de buena calidad a precios solidarios. Estos abastecimientos están regulados por normas sanitarias y ordenanzas, de obligatorio cumplimiento, que en la Gran Valencia se incumplen en algunos expendios municipales de las alcaldías y en determinados mercados particulares que ofrecen productos de mala calidad, a precios apenas inferiores al que se consigue en las grandes cadenas de supermercados. En algunos de estos mercados tampoco se observan las normas sanitarias y otras disposiciones legales que regulan el expendio de alimentos y otros productos de primera necesidad.

Se está haciendo mala política con las necesidades de la gente. El gobierno, con los CLAPS, deja de cumplir las normas que regulan el comercio y prohíben la venta condicionada y cobra bastante, por adelantado y en efectivo, los alimentos aparentemente subsidiados que entrega en programas de claro corte proselitista que están afectados por la ineficiencia y la corrupción. En algo parecido incurren alcaldes y dirigentes políticos que ofrecen, para promocionarse, mercados que no siempre se caracterizan por tener una significativa mejoría en la relación calidad/precio comparados con los supermercados que operan con fines meramente comerciales o de lucro.

Con las reservas del caso, en medio de una crisis económica, no podemos hacer otra cosa que dar la bienvenida a los CLAPS, a los mercados de la Alcaldía de Valencia, a los Mercados de Alejandro y a otras iniciativas que nos permitan adquirir alimentos de calidad y a buenos precios de verdad, en el entendido de que cumplan, claro está, con las leyes y las ordenanzas que regulan esas actividades y que han sido sancionadas precisamente para beneficio de todos los ciudadanos.@luisgallog

{
}
{
}

Deja tu comentario Ella dice...Él dice.../ La guerra de los mercados/ Por: Sandy Aveledo - Luis Eduardo Gallo (21 - 3 - 2017)

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre

Los comentarios de este blog están moderados. Es posible que éstos no se publiquen hasta que hayan sido aprobados por el autor del blog.