Avisar de contenido inadecuado

La democracia local/ Por: Julio Castellanos (6 - 3 - 2017)

{
}

                                 La democracia local

Por: Julio Castellanos TAGS:undefined

Finalizando el siglo XX, durante el inicio de mis estudios universitarios en Valera, edo. Trujillo, entré en contacto con las ideas de Francisco González Cruz, geógrafo y pensador originario de La Quebrada (Trujillo) y para el momento Rector de la Universidad Valle del Momboy, quien, en animo absolutamente pedagógico, le insistía a todos los alumnos, en particular a los estudiantes de Ciencia Política, que existían a su juicio dos fenómenos de indudable importancia para el futuro: La globalización y la lugarización.

El planeta se hace pequeño con el avance de las telecomunicaciones, la libre circulación de mercancías, capitales y personas y, más importante aún, con el decidido consenso global en torno a la democracia como el más adecuado régimen político. Pero, a la vez, ese fenómeno global solo podría ser aprovechado positivamente si las localidades, los lugares, las ciudades, se hacían conscientes de sus potencialidades autóctonas y únicas, para insertarse cultural y comercialmente en esa aldea global que necesita dosis cada vez más altas de diversidad y originalidad.

El optimismo de esos años, y la esperanzadora lógica del "Morocho González", contrasta mucho con el accidente histórico en el cual hemos caído con el advenimiento del Socialismo del siglo XXI. Mientras el mundo, con sus altibajos y bemoles, comprende los beneficios del libre comercio, de las alianzas comerciales multilaterales y las uniones arancelarias, Venezuela se hunde en los controles, las trabas, las prohibiciones y las persecuciones contra cualquier iniciativa comercial y productiva. Aun peor, mientras más se amarra Nicolás Maduro al poder, más aislada se percibe Venezuela del resto del mundo. Los venezolanos huyen despavoridos, por millones, de un país presidencialmente decretado como anclado en el siglo XIX.

Si eso pasa con nuestra forma de entender la globalización, con la lugarización no tenemos señales de vida. Desde 1999, Venezuela ha retrocedido fatalmente hacia el centralismo gomecista. Hoy, se suspendieron las elecciones a gobernadores, los alcaldes tienen menos competencias y recursos, los concejales son castrados de su labor contralora y, hace algunos años, se eliminaron las elecciones universales, secretas y directas de las Juntas Parroquiales. Los gobiernos locales son, ahora, muertos insepultos, zombis propios de “The Walking Dead”, anulando la democracia de los lugares.

Sin democracia local no se puede traducir, en términos de políticas públicas, las aspiraciones de la ciudadanía. De hecho, la opinión pública deja de ser importante para las autoridades que sobreviven, marginalmente, de las sobras que deja el inmenso paquidermo en que se ha convertido el Gobierno nacional. Ante ese escenario, los ciudadanos debemos insistir en la elección de nuevas autoridades que den vida a la democracia local.

Nuevos gobernadores, nuevos alcaldes, nuevos concejales que luchen por más descentralización, más lugarización, más oportunidades para explotar el talento local. De otra manera, con nuestro silencio o inacción, le facilitaremos el trabajo a quienes aspiran a convertir a Venezuela en la hacienda personal de un caudillo al cual quien sabe si nos obliguen a llamarlo "Benemérito II"... TAGS:undefined

jcclozada@gmail.com / @rockypolitica

{
}
{
}

Deja tu comentario La democracia local/ Por: Julio Castellanos (6 - 3 - 2017)

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre

Los comentarios de este blog están moderados. Es posible que éstos no se publiquen hasta que hayan sido aprobados por el autor del blog.