Avisar de contenido inadecuado

Corrupción, peleas y muertes: la guerra del oro se asienta en Venezuela (3 - 11 - 2018)

{
}

Corrupción, peleas y muertes

            La guerra del oro se asienta en Venezuela TAGS:undefined

Caracas (EFE).-  María Espinoza, de 23 años, abre la mano para enseñar su tesoro escondido. Son 15 pepitas de oro en bruto, obtenidas durante tres meses de trabajo en el territorio sin ley del llamado Arco Minero del Orinoco. Oro que sale directo del centenar de minas abiertas a la fuerza en un territorio de 10.000 hectáreas en el estado de Bolívar, fronterizo con el Amazonas brasileño y con Guyana.

En un barrio popular de Caracas la esperan sus dos chicos, a quienes no detallará las peripecias vividas. Seguramente tampoco le contará a su familia cómo sobrevivió durante ese tiempo, durmiendo debajo de un plástico en medio de la selva, en lo más parecido al salvaje oeste de las películas de cowboys que nunca vio.

A la fiebre del oro, que atrajo a miles de venezolanos al sur de su país, le siguió la guerra por el metal dorado, que involucra a malandros (delincuentes), militares, mineros, aventureros, cambistas, compradores y un nuevo actor sumado desde hace unos meses: la guerrilla colombiana del Ejército de Liberación Nacional (ELN).

Empresas chinas y rusas también porfían para participar en tan suculento mercado de una de las mayores reservas del planeta en oro, diamantes y coltán (mineral utilizado en equipos electrónicos), un mercado marcado por la corrupción. Malaria, dengue, drogas, armas, violencia, esclavas sexuales y dólares, muchos dólares, completan el paisaje humano de las otras venas abiertas en el Arco Minero del Orinoco.

El país se estremece periódicamente con las habituales matanzas en el sur salvaje, paradójicamente tan cercano a las maravillas naturales de la Gran Sabana, de los milenarios tepuis y del Salto del Ángel. En solo dos semanas cayeron abatidas 14 personas, entre mineros, trabajadores y delincuentes de la banda de El Coporo. Hubo medio centenar de masacres en los últimos años.

"No sabemos dónde están enterrados los cuerpos de muchos de ellos", denunció en el Parlamento el diputado Américo de Grazia, oriundo de la zona, que aireó la irrupción de los guerrilleros colombianos en su tierra. Como si no hubiera suficientes con sus propios malos. Según la versión del dirigente opositor, el ELN estaría introduciéndose en el Arco Minero para sustituir a las bandas de malandros a instancias del gobierno.

Proceso

Cuentan los expertos que las imágenes satelitales que se obtienen del Arco Minero dan pavor, mordiscos irreparables contra el medio ambiente. En Venezuela el oro no se obtiene de un proceso industrializado, sino que se extrae a través de la ruptura de la tierra con agua a presión. Cada día nacen minas nuevas, o bullas, mientras avanza la deforestación. La delincuencia organizada controla la extracción y comercialización de un oro que es comprado por Minerven, la empresa estatal, que procesa ese oro y lo traslada al Banco Central de Venezuela (BCV) para certificarlo. En 2017 se obtuvieron así cuatro toneladas de oro.

"No obstante, la mayor parte del oro se vende en forma privada, es un supernegocio que no tiene control ni paga impuestos. El oro está enriqueciendo a unos pocos", señaló a LA NACION una fuente conocedora de los negocios del Arco Minero, que requirió el anonimato.

Un negocio tan exuberante no podía pasar desapercibido para la administración norteamericana, que ha vigilado desde hace un año el envío de toneladas de oro de Caracas a Estambul, ciudades unidas desde el año pasado por un vuelo directo. Se trata de una vía de escape reconocida por el propio chavismo para evadir las sanciones. Las cajas de comida CLAP, versión bolivariana de la libreta cubana de racionamiento, proceden hoy de Turquía, que reemplazó a México como principal proveedor.

La alerta también procedió de las filas chavistas. "Ahora se entrega el oro del Arco Minero a las transnacionales y sus socios de la nueva burguesía madurista", denunció hace dos semanas Rafael Ramírez, antiguo zar del petróleo y exvicepresidente económico con Nicolás Maduro.

Las sanciones decretadas anteayer por Donald Trump prohíben expresamente a cualquier persona o empresa operar en el sector de explotación del oro. "Tratan de romper así la estructura comercial y financiera de la venta del oro, que en lo grande es por medio de transacciones en dólares, con muchas cuentas en Estados Unidos o bancos ligados a la red financiera norteamericana", descifra Ángel Medina Davis, diputado opositor por Bolívar.

"Este oro es oro de sangre, oro de naturaleza muerta que el propio régimen contrabandea en el mundo", insiste el dirigente Andrés Velásquez, ganador el año pasado de las elecciones en Bolívar cuya gobernación no pudo asumir por culpa de un "fraude". Velásquez mostró al país las actas manipuladas de votación, las que le daban el triunfo. Ni el Consejo Nacional Electoral (CNE) ni el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) respondieron a la impugnación planteada por la opositora Mesa de la Unidad Democrática (MUD).

El chavismo impuso así a su candidato, el general Justo Noguera, "para resguardar los negocios mafiosos del oro", ha vuelto a denunciar Velásquez al cumplirse un año de las elecciones.

María Oropeza cuenta las horas para volver a Caracas, ajena a los enredos internacionales, pero después de haber sentido el aliento de los llamados "sindicatos", grupos de delincuentes que cobran "vacunas" a los mineros.

Todavía le falta redondear su jugada, con la que pretende sobrevivir durante unos meses en la tragedia venezolana. Sus piedras deben pasar por un proceso de limpieza, para conocer la pureza y los quilates de peso, una operación que puede realizar en Tumeremo o Kilómetro 88, dos de los municipios más importantes del salvaje sur.

Oropeza sueña con que le paguen miles de dólares y olvidar pronto el anuncio leído en un diario de tirada nacional ("Para trabajar en las minas se solicitan damas de buena presencia en edades de 18 a 30 años"), que la arrastró hasta allí. A pesar de todo, su destino parece escrito por adelantado: volverá el año que viene, seducida por la fiebre del oro en el Arco Minero del Orinoco.

{
}
{
}

Deja tu comentario Corrupción, peleas y muertes: la guerra del oro se asienta en Venezuela (3 - 11 - 2018)

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre

Los comentarios de este blog están moderados. Es posible que éstos no se publiquen hasta que hayan sido aprobados por el autor del blog.