Avisar de contenido inadecuado

El Barcelona, a la final de Wembley (3 - 5 - 2011)

{
}

El Barcelona, a la final de Wembley

El Barça vuela por encima del Madrid

El equipo de Guardiola disputará la final de Wembley tras un fenomenal duelo con goles de Pedro y Marcelo y una eliminatoria que se decantó en el Bernabéu

 

DIARIO "EL PAÍS" - ESPAÑAQ

 

El Barça estará en la final de Wembley el 28 de mayo y lo hará reforzado, si cabe, tras el espléndido duelo que libró ante un combativo y excelente Madrid. Los goles de Pedro y Marcelo y la reaparición de Abidal, después de una delicada operación quirúrgica debida a un tumor en el hígado, pusieron el broche a un partido de vuelta trepidante. El 0-2 de la ida pesó mucho en la eliminatoria pero el Madrid no bajó los brazos en ningún momento y se mostró mucho más ambicioso y acertado que en el Bernabéu.

 

Magnífico el pulso que depararon los dos equipos en un partido en que se dedicaron de pleno a jugar, sin el matonismo, la cháchara y la mezquindad de algunos episodios precedentes. La ausencia del sancionado Mourinho en el banquillo madridista liberó mucha tensión en el Camp Nou. Empeñados ambos equipos en la búsqueda de la superioridad a través de la presión, de los espacios para la salida de balón y las diagonales para sus puntas, el juego mantuvo unos minutos de un toma y daca trepidante. Mourinho optó por dar carrete a Kaká e Higuaín y dejó en el banquillo a Benzema y Özil. Guardiola repitió la formación habitual desde que las bajas en defensa han dado cuerpo a la pareja de centrales formada por Mascherano y Piqué mientras que Puyol cae al lateral izquierdo.

El Madrid aplicó la presión con un rigor que le permitió ganar pequeñas superioridades numéricas en torno al rival que conducía el balón o trataba de jugarlo. El repliegue era riguroso, muchas veces formando en un 4-1-4-1, pero a la vez inconformista. Los jugadores del Madrid trataban de forzar las pérdidas o dificultar la circulación de balón del Barcelona. Lass y Xabi Alonso se multiplicaron y el Madrid mantuvo el pulso durante media hora. Higuaín fue el primero que sacó un remate con entidad después de un buen servicio de Di María. Pero a partir de entonces el Barcelona hilvanó con más velocidad y fue superando de manera cada vez más evidente la primera línea de presión del Madrid.

Después de una primera ocasión a la salida de un saque de esquina que cabeceó extrañamente solo Busquets, se produjo una ráfaga de remates del Barcelona que dibujó su superioridad. Messi y Villa trazaron diagonales que desestabilizaron a la defensa del Madrid, especialmente a Carvalho que tuvo que emplearse a fondo, vio una tarjeta amarilla y sumó varias faltas. El Barça cocinó hasta siete remates. Casillas frustró dos buenos disparos de Messi, incansable, imprevisible, siempre en sintonía con el balón, una tortura para la defensa madridista. Villa cruzó otro remate que sacó Casillas. Messi sirvió el pase al delantero asturiano tras una pérdida de Lass en el centro del campo que delató lo caro que podía pagar el Madrid el más mínimo error en la construcción de la jugada. La supremacía del Barcelona partía en primera instancia de su capacidad para recuperar muy rápido el balón y para armar la jugada ofensiva en un visto y no visto.

Dos contra uno

Los 20 primeros minutos del segundo periodo resultaron trascendentales. Todo empezó con una jugada ofensiva del Madrid que el árbitro cortó al señalar falta en una caída de Cristiano, tras un encontronazo con Piqué, encima de Mascherano. El defensa argentino perseguía el balón que fue a parar a pies de Higuaín y marcó un instante después de que el árbitro hiciera sonar su silbato. Solo unos minutos después llegó la jugada del primer gol en una estupenda combinación de Alvés con Iniesta, con pase al centro del área de éste, que sutilmente dejó pasar Messi, para la llegada de Pedro. El delantero canario no perdonó. El Madrid respondió gracias a una recuperación de Xabi Alonso, que habilitó a Di María. El disparo del argentino se estrelló en el palo y el pase posterior lo envió a gol Marcelo. El Barcelona, a partir de ese momento, se dedicó a controlar el ritmo del juego. Guardiola retiró a Villa y dio entrada a Keita. El Madrid había intentado ganar llegada con Adebayor pero la suerte estaba echada. El Barcelona había decantado la eliminatoria en el Bernabéu y en el Camp Nou se aferró al billete para Wembley.

{
}

Deja tu comentario El Barcelona, a la final de Wembley (3 - 5 - 2011)

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre

Los comentarios de este blog están moderados. Es posible que éstos no se publiquen hasta que hayan sido aprobados por el autor del blog.