Avisar de contenido inadecuado

Ambiente tóxico laboral daña relaciones de trabajo/ Por: Gutfan (1 - 3 - 2017)

{
}

     Ambiente tóxico laboral daña relaciones de trabajo

Por: Gutfan TAGS:undefined

Ocho podrían ser los sinónimos de la palabra desafío, pudieran ser más, lo cierto, es que la convivencia de personas con diferente carácter resulta una montaña rusa en cualquier ambiente laboral donde los empleados comparten las mismas computadoras, escritorios, sillas, muebles y hasta el mismo retrete para evacuar lo que se llevan a la boca, pasando por el esófago y el estómago para luego culminar en el intestino delgado.

Algunos compañeros son más relajados que otros, pero también encontramos personajes descuidados, chismosos, malintencionados, explosivos, agazapados, traicioneros, mala vibras, jala mecates, mentirosos, en fin, una fuerte carga de energía espiritual en movimiento que proyecta cambios atómicos en cada ser humano a través de su personalidad.

Si en su trabajo existe este tipo de personas, estamos ante un ambiente tóxico que no mejora ni echándole agua bendita, aquí no valen los mil rosarios, ni 100 padre nuestros, porque sencillamente el que pone orden en casa, es el mismo que ocasiona el desorden, la división, la exclusión y el irrespeto hacia los compañeros, lo que desmejora el entorno de trabajo.

Y cuando una autoridad demuestra favoritismo en el lugar de trabajo colocando a algunos empleados por encima de otros, sin ninguna razón aparente, y además utiliza el chisme, inmediatamente cae en el grave error de dividir al personal, botando por la borda el sistema de confrontar de forma inteligente cualquier problema.

Cuando los favoritos no cumplen con la hora de entrada y salida establecida en el horario de trabajo y el jefe se hace “de la vista gorda” ante la impuntualidad, se cae en el irrespeto hacia el resto de compañeros, quienes cumplen con los requisitos exigidos por la empresa, y si a esto se suma que los favorecidos no realizan correctamente las tareas establecidas, y se saltan las normas en el formato de la faena diaria, amén de no asistir consecutivamente al trabajo y de paso no consignan constancia médica, es lógico que se revuelve la carga emocional del resto de compañeros que ven que el reglamento se aplican para unos y para otros no, afectando indudablemente la convivencia en una oficina.

Me contaba un amigo que su jefe era el culpable de la división que existía en su sitio de trabajo. Una y otra vez, los favoritos hacían lo que les venía en gana, pero en una oportunidad vieron cuando - ¡zas!, sonó un golpe seco en el escritorio del jefe, su cara rechoncha con pollina recién peinada con plancha se le vino hacia adelante de un solo tiro. Los ojos puyuos hacia el personal indicaban que algo anda mal. Todos esperaban un llamado de atención, y repentinamente se dejó escuchar un fuerte suspiro como para soltar que algo malo vendría, todo esto después de haber recibido una llamada telefónica-.

-No pasó nada, el jefe se levantó de su silla reclinable y cómoda, abandonó la oficina, se fue al baño, se sentó en medio del jardín, y al regresar a su lugar de trabajo no dijo nada… Todo aparentemente normal. Al otro día, en la mañana se encontró con los empleados de extrema confianza con los que comparte cuentos, golosinas y chismes, su pollina nuevamente relucía firme a punta de fijador, pero su cara cambia al igual que el ambiente cuando le toca que laborar con el personal que cumple la pauta sin caer en halagos.

Todos saben que cuando existe un ambiente laboral tóxico, es porque no están claras las funciones y objetivos en el trabajo, amén cuando se presentan problemas se buscan culpables y no soluciones, demás está decir que existen reglas que un gran porcentaje no sigue, dando pie a que circulen los rumores y chismes, tampoco existe plan de mejoramiento laboral, y cuando menos espera, personas pocos capacitadas reciben un ascenso e incremento de salario, pasando por encima de aquellos que durante años se han forjado en demostrar capacidad, honestidad y ética profesional.

Pasan los días, el ambiente cambia de colores como las paletas de los pintores, y si usted amiga o amigo mío encuentra al menos tres puntos en la descripción que acabamos de dar, agarre sus maletas y salga corriendo de ese lugar, porque su carga energética puede estar contaminada, y las enfermedades auto-inmunes cobran factura cuando menos se lo imagina.

No es fácil que todos piensen igual, cada quien tiene su forma de actuar, pero el respeto es primordial entre un jefe y compañeros de trabajo para acabar con el ambiente tóxico que se respira en cualquier oficina, pero sobre todo, es el jefe quien debe demostrar competitividad para llamar la atención cuando el funcionario, administrativo, secretario, oficial, pasante, oficinista u obrero lo merezca, así como estrechar lazos y no acentuar divisiones entre empleados, porque son ellos los que sacan adelante cualquier asignación de la empresa para la cual prestan un servicio.

{
}
{
}

Deja tu comentario Ambiente tóxico laboral daña relaciones de trabajo/ Por: Gutfan (1 - 3 - 2017)

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre

Los comentarios de este blog están moderados. Es posible que éstos no se publiquen hasta que hayan sido aprobados por el autor del blog.